Conéctate con Superlatina

Una noche de alfajores e impuestos

Hace un par de semanas, la Casa Argentina de Dallas me invitó a su celebración del Día Internacional de la Mujer para otorgarme un reconocimiento junto a otras colegas y amigas. Yo acepté gustosa.

Aquí estamos con mis VIPs y toda la gente de Casa Argentina.

Y admito que la palabra “gustosa” debe ser interpretada en más de un sentido. Además de la felicidad que me produce compartir una tarde con compatriotas tan amorosas, también confieso que la perspectiva de recordarle a mi paladar el sabor de los triples de miga, los alfajores de maicena y las facturas de crema pastelera le agregó un condimento especial a la noche. ¿Y la dieta? En pausa, digamos…

Estos son los sandwiches “triples de miga” y los alfajores de maicena que tanto me enloquecen.

Ya que detesto aparecer con las manos vacías cuando me invitan a una fiesta, le pregunté a mis patrocinadores de TurboTax si tenían algún regalo para compartir. Su respuesta fue enviarme 4 cajas repletas de regalos y 20 códigos para redimir una herramienta súper útil a esta altura del año: el programa de TurboTax para liquidar impuestos… ¡completamente gratis!

Los amigos de TurboTax nos dieron más de 20 códigos gratuitos para hacer filings en su programa.

Como quería asegurarme de que todos los ganadores pudieran aprovechar su regalito al máximo, armé una sesión VIP de una de las mesas media hora antes del evento para explicar, personalmente, cómo usar el programa. Mostré cómo funciona la guía de preguntas, cómo se las arregla el programa para calcular el reembolso más beneficioso y cómo hacer para que una persona, en español y a través de Internet, responda nuestras preguntas por videoconferencia y sin cargos adicionales. El Tío Sam va a estar muy contento con mis alumnas.

Al final de la noche, las chicas y Tío Sam terminaron con una sonrisa.

Durante el evento, yo tomé el micrófono y compartí mi historia, desde mis humildes comienzos en el Oeste de Texas, recién llegada a los Estados Unidos y con más sueños que dinero, hasta el día que logré convertirme en ciudadana. Otras mujeres que tomaron el micrófono hicieron lo mismo, cada una con su historia de luchas y alegrias, desengaños y triunfos y más lucha. La trama invisible que nos conecta -ya sea que vengamos de Argentina o de México, de Nicaragua o Chile- es esta vocación de lucha y progreso que tenemos las Latinas. Desde la joven ingeniera que diseña simuladores de vuelo hasta la viuda que recuperó su alegría dando clases de Zumba, nuestros relatos y nuestras soluciones tienen puntos en común: el apoyo de nuestros seres queridos, la perseverancia ante los obstáculos, la obstinada defensa de nuestros sueños, la convicción de que nos merecemos algo mejor.

Este es el diploma de reconocimiento que me otorgó Casa Argentina DFW.

Luego de 15, 20 o 30 años en Estados Unidos, hay algo más que tenemos en común. El acento argentino se nos está borrando. Estamos en la zona intermedia donde todo el mundo nos pregunta de dónde somos, incluso cuando regresamos al país que nos vio nacer. Escuché la palabra “güera” en vez de rubia, el “tú” donde solemos usar el “vos”, unos cuántos “oye” en vez del tipico “che”. Estados Unidos y nuestros hermanos latinos nos mezclan la mezcla. Pero mi amor por los alfajores, los “sanguchitos” y las facturas, a juzgar por los platos vacíos, sigue intacto.

NOTA: este artículo es parte de una campaña remunerada de TurboTax. Sin embargo, las opiniones expresadas aquí son genuinas y expresan fielmente el punto de vista de su autor.

Superlatina en Twitter

Gabriela Natale @superlatinashow
  • Gaby Natale

  • Mis estrellas favoritas en Twitter

  • Mis estrellas favoritas